A y ha

    ¿Cuál es el uso correcto de la preposición a y el verbo ha?

    El verbo auxiliar ha tiene dos usos:

    1. 1. Se usa como auxiliar, en la formación del tiempo pretérito perfecto compuesto, para la tercera persona del singular: El bebé ha dormido toda la tarde; Esa ha sido tu mejor decisión hasta el momento, etcétera.
    2. Se usa como auxiliar con la construcción de + infinitivo, para formar perífrasis que denotan deber, conveniencia o necesidad de realizar lo expresado por el infinitivo: Hade salir temprano; Ha de ponerse a estudiar si no quiere reprobar.

    Sobre la preposición a, a continuación se muestran las cuestiones dudosas más frecuentes que plantea su uso, según el Diccionario panhispánico de dudas, de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española (Bogotá: Santillana, 2005):

    1. a + complemento directo. Hay casos en que su presencia es forzosa, casos en que no debe utilizarse y casos en que puede aparecer o no. En lo que respecta al uso actual, pueden establecerse las siguientes reglas generales:

    1.1. Uso forzoso:

    1. a) Ante nombres propios de persona o de animal: Vi a Pedro en el cine; Dejé a Pluto en la perrera.
    2. b) Ante nombres colectivos de persona cuyo referente es determinado o consabido: Dispersaron a la multitud; Echaron a la gente del parque; pero Vi una multitud avanzando hacia el estadio o Necesito gente para acabar el trabajo.
    3. c) Ante nombres comunes de persona cuyo referente es un individuo concreto, y no uno cualquiera entre varios posibles: Vi a los hijos del vecino escalar la tapia; Eligieron a ambos jugadores para la selección brasileña.
    4. d) Ante nombres comunes de persona que, aun siendo inespecíficos o no consabidos, son complemento directo de verbos que suponen afectación física o psíquica (acompañar, admirar, afectar, alabar, amar, empujar, engañar, golpear, maltratar, matar, odiar, perjudicar, saludar,): Acompañó a una anciana hasta su casa; Admiro a los políticos que saben defender sus opiniones; Engañar a un jefe es imposible.
    5. e) Ante nombres comunes de persona precedidos de un indefinido, cuando son complemento directo de verbos de percepción como mirar, observar y oír: Estaba mirando a una señora cuando sentí que me llamaban; Observé a algunos niños que jugaban al fútbol; Oí a una mujer cantar ópera.
    6. f) Ante las formas tónicas de los pronombres personales mí, ti, sí, él, ella, usted, nosotros/as, vosotros/as, ustedes, ellos/as: ¿Dices que me vio a mí en el teatro?; No creo que a ustedes los escuchen.
    7. g) Ante pronombres demostrativos o posesivos cuyo referente es una persona: Vi a ese hablando con tu jefe; A ella no le gusta mi novio y yo no soporto al suyo.
    8. h) Ante los pronombres indefinidos cuyo referente es una persona (alguien, alguno, nadie, ninguno, todos, uno,), salvo cuando funcionan como complemento directo del verbo haber: Llévate a alguien a la fiesta; No conozco a nadie; Os necesito a todos. Con verbos como buscar, encontrar, hallar, necesitar o tener, la preposición puede aparecer o no: Busco (a) alguien que me ayude; No necesito (a) nadie que me acompañe.
    9. i) Ante los relativos de persona quien, el que, la que y sus plurales, cuando ejercen la función de complemento directo del verbo subordinado: Ese es el hombre a quien o al quegolpearon. A diferencia de quien, el relativo que, cuando tiene antecedente de persona y se usa sin artículo, nunca lleva preposición en función de complemento directo: Las personas que amamos... (no *Las personas a que amamos...).
    10. j) Ante el pronombre interrogativo de persona quién: ¿A quién buscas? ¿A quiénes visteis en la fiesta?; y ante el pronombre interrogativo cuál referido a persona: ¿A cuál de los dos encontraste llorando?
    11. k) Ante nombres de cosa, para evitar ambigüedades, cuando el sujeto y el complemento van pospuestos al verbo: Venció la dificultad al optimismo. No obstante, es preferible en estos casos anteponer el sujeto, lo que permite prescindir de la preposición ante el complemento directo: La lectura enriquece la vida.
    12. l) Ante nombres de cosa, cuando son complemento directo de verbos que significan orden lineal o jerárquico, como preceder o seguir, y otros como acompañar, complementar, modificar (en el sentido gramatical de 'servir de adjunto o complemento') o sustituir (en el sentido de 'ocupar el puesto [de otra cosa]'): El otoño precede al invierno; La calma sigue a la tempestad; El adjetivo modifica al sustantivo; El aceite sustituye a la mantequilla en esta receta.
    13. m) Ante nombres de cosa que designan colectivos formados por personas, del tipo colegio, empresa, comité, consejo, institución, comunidad,, cuando el verbo denota una acción que solo puede ejercerse sobre personas, y no sobre cosas: Multaron a la empresa por realizar vertidos tóxicos; Convocaron a la comunidad de vecinos para que tomara la decisión definitiva.

    1.2. Doble uso:

    1. a) Ante nombres comunes de persona precedidos de un determinante indefinido, cuando son complemento directo de verbos que significan búsqueda, preferencia o necesidad, como buscar, necesitar, preferir, querer ('desear, apetecer'), etc.: Busco un camarero o Busco a un camarero. En estos casos, la ausencia de la preposición implica que el complemento es inconcreto o inespecífico (es decir, alude a un individuo cualquiera dentro de la clase de personas designada por el nombre), mientras que el uso de la preposición implica que el complemento se refiere a una persona determinada de entre las de su clase, individualizada en la mente del hablante: Busco un camarero significa 'busco a cualquier persona que pueda trabajar como camarero' (y en este caso la oración de relativo, si la hubiere, llevaría el verbo en subjuntivo: Busco un camarero que sepa hablar inglés); por el contrario, Busco a un camarero significa 'busco a un camarero concreto, que ya conozco' (y en este caso la oración de relativo, si la hubiere, llevaría el verbo en indicativo: Busco a un camarero que sabe hablar inglés).
    2. b) Con verbos como contratar, llevar, traer,, así como con los verbos de percepción ver y conocer, el complemento directo de persona desempeñado por un nombre común puede aparecer con preposición o sin ella. Como en el caso anterior, la presencia de la preposición implica un mayor grado de especificidad o concreción del referente del complemento en la mente del hablante: Han contratado (a) un nuevo colaborador; Llevaré (a) unos amigos a la fiesta; Trajo (a) una mujer que no conocíamos; Pondré (a) varios jugadores en el centro del campo; Vi (a) algunos niños escalando la tapia; Conocí (a) una persona encantadora. Con nombres propios es obligatoria la preposición: Han contratado a María; Trajo a Juan, etc.
    3. c) Con verbos que denotan «selección», como elegir, encontrar, escoger,, el complemento directo de persona, cuando es inespecífico, aun acompañado de artículo, puede aparecer con preposición o sin ella: Aún no he elegido (encontrado, escogido) alhombrecon quien casarme o Aún no he elegido (encontrado, escogido) el hombrecon quien casarme. Si el referente es concreto, es obligatoria la preposición: Eligió a su hermano; Encontré a Javier.
    4. d) Cuando el complemento directo de persona precedido de preposición coincide en la oración con otro complemento que también la lleva (por ejemplo, un complemento indirecto), puede omitirse la que antecede al complemento directo, para evitar confusiones: Presentó (a) su novio a sus padres. Pero si el complemento directo es un nombre propio, es forzoso el uso de la preposición: Presentó a Juan a sus padres.

     


    Esta respuesta fue elaborada por la comisión de consultas de la Academia Mexicana de la Lengua.

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, Del. Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

    logo sep chlogo fproacademia