Siete poemas para esta semana. Selección de Felipe Garrido

    Domingo, 05 de agosto de 2018. - Noticias sobre: Felipe Garrido

    Un poema al día, para que quienes puedan se lo pongan encima y lo atesoren en la memoria.

    Lunes

    Fabulatoria

    Me he tragado el cielo por mí misma
    desde su luz reveladora
    y me siento tan pobre
    como aquél que ha encontrado lo que busca
    mis pasos van al sur donde las alas
    llevando el invierno en sus rodillas
    ahora tomo conciencia de este hoyo
    en que he ido creciendo
    porque he recorrido del cuerpo
    sus aristas
    he ido doblando su artificio
    hasta llegar al punto que lo engendra
    y he visto allí la noche echada
    mansa como una bestia
    inventándose en murmullos

    Somos peces sobre la noche larga
    abajo y arriba somos peces
    arriba y abajo somos agua.

    Lidia Acevedo
    Condominio de poetas. Poemas
    de veinte autores
    Saúl Rosales (compilador)
    Ayuntamiento de Torreón 2000-2002
    Dirección Municipal de Cultura
    Editorial del Norte Mexicano, Torreón, 2000

    Martes

    Transparente

    Ciego, tu sol de hollín sólo entreoye las cosas opacas,
    como es sordo el trueno ante el relámpago.
    Matar el tiempo que te mata,
    vivir el tiempo que te vive.
    El río se desnuda.
    Perpetuo renacer
    que no termina nunca
    en su muerte perpetua.
    ¿Vive el río su corriente
    o su corriente lo vive?
    Su corriente es el tiempo.
    El río no existe.
    Vida, anomalía de la muerte.
    No pasa el tiempo. Pasa nuestro sueño.
    De pronto, lo ves todo.
    Porque todo es transparente.
    Qué extraño que los vivos estén vivos.
    Qué extraño que los muertos estén muertos.
    ¡Ubicua soledad súbita siempre!
    Por las cosas opacas
    sabes las transparentes.
    De la muerte sonámbulos.
    Muy pronto despertamos.
    Nos sueña el tiempo.
    El río no existe. Sólo, su muerte.
    El agua, elemental.
    La pena, capital.

    Luis Cardoza y Aragón (1901-1992)
    Poesías completas, y algunas prosas
    Fondo de Cultura Económica, México, 1977

    Miércoles

    Décimas

    Este vivir no es vivir
    es sólo la facultad
    de comprender, prescindir
    y estar preso en libertad
    vivo a distancia de ti
    porque tu vida es distante,
    pero de instante en instante
    te vivo dentro de mí
    vivir así, de esta suerte,
    es vivir muerte tras muerte.

    Este vivir sí es vivir
    es recobrar el destino
    y abandonar el camino
    que conduce al no existir
    entendí la gran verdad:
    que el esfuerzo de olvidar
    es la acción de recordar
    lo en el corazón clavado
    y como no te he olvidado
    no te puedo recordar.

    Josefina Vicens (1911-1988)
    Un vacío siempre lleno
    Maricruz Castro y Aline Pettersson
    (editoras)
    Conaculta / Tecnológico de Monterrey, 2006

    Jueves

    Hemos atravesado hace kilómetros
    la zona de silencio.
    Hemos dejado atrás hace años luz
    la zona de confort.
    Animales incontables nos rodean sin estar.
    Llenan el auto.
    Nos balanceamos lento.
    Oscila nuestro punto de equilibrio
    a trote de caballo.
    Somos más rojos que la sangre.
    Somos más viejos y más rojos
    que este Maverick viejo
    y rojamente rengueante.
    Somos más viejos
    que la herida de toda cacería.
    Somos más viejos
    que todo lo que vemos.
    Aquí abajo
    este Maverick lleva
    el ejército suspenso de los grillos.
    Una bandada de patos salvajes
    brota de los faros.
    Tu angustia es la del ave
    que ha sido escindida de la parvada
    y que se va quedando atrás
    sólo para morir.
    Mi alma es una especie
    de quinta llanta para el carro.
    En el claxon se desangra
    un alce herido.
    En el parachoques,
    el metal frío sueña
    con una agilidad de daga
    que atraviesa la dulce piel
    de un cordero perdido.

    Luis Paniagua (1957)
    Maverick 71
    Premio Literal de Poesía 2013
    Literal Publishing
    INBA / Literal Publishing, México, 2013

    Viernes

    Aliento

    Hablar
    para no morir
    Amar la palabra
    para no perderme
    Letanías de toda la noche
    Miedo a dormir
    Alguien me mira
    dentro de los ojos
    No puedo cerrarlos
    En la vigilia
    ganaré la batalla
    El lenguaje
    no me dejará sucumbir
    ante mis enemigos invisibles
    o mis amados
    de carne y hueso
    La palabra es mi luz
    el fuego interior
    donde caliento mis manos
    Al pronunciar cada una
    en mi vida
    lentamente se irá
    el aliento

    Gloria Posada (1967)
    Bajo el cielo
    Antología poética 2011-1985
    Universidad Veracruzana, México, 2013

    Sábado

    Dos liras

    Frinea

    Hiperides muestra a la mirada expectante
    de los iracundos jueces torvos y severos
    cómo vibra el canto melodioso del dios Eros
    en la lira rósea de una cadera ondulante.
    Muestra prodigiosas desnudeces de bacante
    la gentil culpable; y en sus ojos, dos luceros,
    miran la justicia verdadera los austeros,
    la justicia de la forma túrgida y triunfante.
    Viéndose en silencio yacen lánguidos los jueces;
    por la vez postrera deja ver sus desnudeces
    la de formas puras, albeantes y apolíneas;
    y mientras burlada la justicia gime y llora,
    Grecia aplaude el triunfo de la carne tentadora
    en la omnipotencia sacrosanta de las líneas.


    Cleopatra

    No era la belleza nívea y púdica de Octavia:
    era la ciprina carne mórbida y turgente,
    donde circulaba tumultuosa y febriciente
    plétora de sangre como en cármenes la savia.
    Su boca humedecen las espumas de la rabia
    y en el lecho espera la llegada del ausente;
    en aquella forma, Venus nítida y fulgente,
    puso el genio malo su beldad artera y sabia.
    De las cañas surgen poco a poco los reptiles,
    y sobre las curvas voluptuosas y gentiles
    vierten su ponzoña sutilísima y salvaje.
    Luego se recuestan a lo largo de aquel seno,
    y es aquel conjunto que hace rígido el veneno
    una hermosa lira con un hórrido cordaje.

    Manuel M. Bermejo (1865-1962)
    El Parnaso mexicano (los trovadores de México)
    Maucci Hermanos, México – Buenos Aires, 1905
    José López Rodríguez, Habana

    Domingo

    Meditación en las costas donde
    las tortugas entierran sus huevos

    Oh no, no, no:
    contento estoy por el dinero sí
    y por las mujeres y los hombres con dinero sí
    y por los lugares que lo tienen
    mi debilidad sería morir en la bóveda del señor burns
    en la chequera del Internazionale
    o en la polvera de pauline c
    adoro el dinero
    quiero cuatro clones mostrándome mi ropa cada mañana
    o una tribuna de golf charlando conmigo por las noches
    en estos momentos de amor maroma rebote frontón pista de hielo
    asiento trasero del coche
    donde lo único importante es el dinero
    y el sexo por dinero
    y por dinero la cantante duerme como un loco & un abusivo
    & un representante & un depravado: un hombre de siglo xx
    en estos días debería haber algo diferente
    pero poco puedo hacer con esta mascarilla de pepinos
    y el Martini que oh casi casi se me tira

    José Eugenio Sánchez (1965)
    Physical Graffiti
    Visor, 1998
    Tomado de Árbol de variada luz. Antología de
    la poesía mexicana actual, 1992-2002
    Estudio preliminar, selección
    y notas de Rogelio Guedea
    Universidad de Colima, Colima, 2003

     

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, Del. Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

    logo sep chlogo fproacademia