Siete poemas para esta semana. Selección de Felipe Garrido

    Domingo, 10 de marzo de 2019. - Noticias sobre: Felipe Garrido

    Un poema al día, para que quienes puedan se lo pongan encima y lo atesoren en la memoria.

    Lunes

    A la espera de la oscuridad

    a Clara Silva

    Ese instante que no se olvida
    Tan vacío devuelto por las sombras
    Tan vacío rechazado por los relojes
    Ese pobre instante adoptado por mi ternura
    Desnudo desnudo de sangre de alas
    Sin ojos para recordar angustias de antaño
    Sin labios para recoger el zumo de las violencias
    Perdidas en el canto d los helados campanarios
    Ampáralo niña ciega de alma
    Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
    Abrázalo pequeña estatua de terror
    Señálale el mundo convulsionado a tus pies
    A tus pies donde mueren las golondrinas
    Tiritantes de pavor frente al futuro
    Dile que los suspiros del mar
    Humedecen las únicas palabras
    Por las que vale vivir
    Pero ese instante sudoroso de nada
    Acurrucado en la cueva del destino
    Sin manos para decir nunca
    Sin manos para regalar mariposas
    A los niños muertos

    Alejandra Pizarnik (1936-1972)
    Material de lectura. Poesía moderna. 93
    Prólogo y selección de
    Miguel Ángel Flores
    UNAM, México, s/f

    Martes

    Reliquia

    a mis amigos los redactores y dibujantes
    de la Revista Moderna de México

    Me llevé el deslumbramiento
    De tu blanquísima tez
    Y en mis manos voluptuosas
    La sensación de tu piel,
    Y recordaba tu imagen,
    Acordándome también
    De las liras, de las ánforas
    Y de las alas, tal vez,
    Porque remedan contornos
    Y gálibos de mujer,
    Y en la noche saturada
    De tu memoria, soñé
    Que era un escultor de Atenas,
    Y que estaba en mi taller
    Lleno de hermosas estatuas
    Del Arte y la Forma prez,
    Y que tú estabas desnuda
    Y mi labio era un cincel,
    Y que pulía tu cuerpo
    Muriéndome de placer
    Desde tu bendita frente
    Hasta tus divinos pies.

    Efrén Rebolledo (1877-1929)
    Material de lectura. Poesía moderna. 46
    Selección y nota introductoria de
    Guillermo Sheridan
    UNAM, México, 1988

    Miércoles

    Difícil

    Volver es una cosa, otra escribirlo
    en las horas hostiles que desfilan con mazas de piedra.
    Qué guapas son, y qué brutas.
    El sur agita gallardetes en jirones,
    barco encallado en el coral azul del día.
    Los volcanes, las cosas celando un espacio dudoso;
    y la vida que se retuerce aquí mismo
    es un naranjo extraño.
    Un ídolo de madera baja el Dniéper revuelto;
    cruza el ramarro –relámpago– el camino.
    Chocan en esta l-inea. ¿Y bien?
    Aquel que amó, ¿ame mañana?
    Las doce.
    El sol pone el mantel en la montaña
    donde una nube llega, se demora,
    sucia de ser humano.

    Inédito (1979)

    Gerardo Deniz (1934-2014)
    Material de lectura. Poesía moderna. 107
    Selección y nota de
    Pablo Mora
    UNAM, México, 1984

    Jueves

    Háblame…

    Háblame de la noche que la luz aleja
    sus encendidas jadeantes satisfacciones
    Perfumes en la oscuridad Tierras mojadas
    Una mujer por la calle
    y, en secreto, Reuniones
    Háblame de la noche que esta ciudad enciende
    Del miedo
    Luz eléctrica destiñendo papel
    Háblame de la noche
    que la luz aleja
    de mí
    todo deseo.

    Francesca Gargallo (1956)
    A manera de retrato una mujer cruza la calle
    UAM, México, 1990

    Viernes

    De otro fue la palabra
    –antes que mía

    De otro fue la palabra –antes que mía–
    que es el espejo de esta sombra, y siente
    su ruido, a este silencio, transparente,
    su realidad, a esta fantasía.
    Es en mi boca su substancia, fría,
    dura, distante de la voz y ausente,
    habitada por otra diferente,
    la forma de una sensación vacía.
    Al fin es la que hoy, obscura y vaga,
    otra prolonga en mí, que no se apaga,
    sino igual a sí misma oye su sombra
    al hallarla en el ruido que la nombra
    y en el oído hace crecer su hueco
    más profundo cavándose en el eco.

    Jorge Cuesta (1904-1942)
    Material de lectura. Poesía moderna. 12
    Selección y nota de
    Adolfo Castañón
    UNAM, México, 1986

    Sábado

    La casa

    Paciente viuda negra en la red
    que atesora el error del trapecista.
    Sitio de los espejos cóncavos.
    No deja que te marches.
    Cuando logras escapar de la urna de vidrio
    ya impregnó en tus pulmones un rumor de aguacero
    y en tus ojos
    ese reflejo azul de los que mueren
    sin volver al mar.
    La casa no tiene paradero
    ni llaves
    ni postigos.
    Es un ángel de la guarda
    con colmillos de lobo.

    Malva Flores (1961)
    Figuras a contraluz
    Premio de Poesía Joven
    de México Elías Nandino, 1991
    Joaquín Mortiz, México, 1991

    Domingo

    Cuando las golondrinas vuelvan a tu balcón

    Cuando nazcan los zorritos y los renacuajos,
    la mariposa macho baile delante de la hembra,
    y los Martín pescadores junten sus picos,
    y se haga más larga la luz, y crezcan los ovarios,
    las golondrinas volverán del sur…
    ¿Volverán del sur? “Las obscuras golondrinas”,
    las que volaron en septiembre al África del Norte
    cubriendo los alambres del telégrafo,
    ensombreciendo las tardes,
    llenando el cielo de voces,
    ésas no volverán.
    Y las anguilas que bajaron por los ríos de África
    hasta llegar al Mar de los Sargazos
    a celebrar sus nupcias con trajes de boda plateados
    como las damas de la corte del Rey Don Juan:
    ¿qué se ficieron? ¿Los palolos de los mares del Sur
    que suben a la superficie a su fiesta de la fecundación
    en el plenilunio de noviembre
    y se hunden otra vez en el mar y no vuelven?
    ¿Y las doradas Catopsilias ataviadas como la Reina Thi
    que emigran en otoño al nornoroeste
    dejando atrás el néctar, las flores y la cópula,
    y adelante sólo tienen las olas, la sal, la soledad del mar
    y la muerte (el nornoroeste)
    pero su dirección es siempre N.N.O.?
    Cuando las golondrinas vuelvan a tu balcón
    el año próximo, y cuando yo ya no esté aquí,
    ¿te acordarás de mí?

    Ernesto Cardenal (1925-2019)
    La Palabra y el Hombre, 15, IV, 1960
    Universidad Veracruzana, Xalapa

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, Del. Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

    logo sep chlogo fproacademia