Soy una reliquia vigente.- Glantz

    Lunes, 26 de octubre de 2020. - Noticias sobre: Margo Glantz

    "Has come a long way, my dear: Ha avanzado usted bastante, querida".

    Eso diría Margo Glantz, de 90 años, si se encontrara con ella misma a los 47, cuando comenzó a escribir ficción.

    "Empecé a los 47 porque mi forma de escribir no era aceptada. Tuve que publicar a cuenta de autor, y cuando lo hice, empezaron a publicarme. Poco a poco, tanto mi escritura de ficción como la ensayística, adquirieron carta de 'ciudadanía'", recuerda en entrevista mientras repasa su trayectoria, a propósito del homenaje virtual que recibirá el próximo 28 de octubre, a las 19:00 horas, dentro de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO).

    "¡Azúcar a Margo!" se titula el reconocimiento que, a manera de festejo, reconoce sus nueve décadas, en una celebración que ha convocado a la Banda Azul de Oaxaca, que le ofrendará su música, y la escritora Gabriela Jáuregui, quien conversará en línea con la ensayista, crítica, traductora y académica, apegada desde su niñez a las letras y cuyos temas indagan el erotismo, la sexualidad y el cuerpo, así como la migración, la tradición y la memoria.

    "Desde muy niña leí muchísimo. Supe desde el principio que mi carrera iba a ser de letras: estudié Ciencias Sociales en la Prepa, Letras en la Facultad de Filosofía y Letras (de la UNAM); me doctoré en La Sorbona y, desde 1958 o 1959, he sido profesora en la Universidad Nacional Autónoma de México, primero en la preparatoria y luego en la Facultad, dando cursos siempre de literatura.

    "He escrito muchísimos ensayos, mucho antes de que publicara ficción. Para mí es tan importante el ensayo como la creación propiamente dicha", afirma la autora galardonada en 2004 con el Premio Nacional de Ciencias y Artes, en el campo de Lingüística y Literatura, y Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2010, hace ya una década.

    ¿Tuvo dudas acerca de su manera de escribir?
    Siempre tiene uno dudas. Si no las tiene, es un escritor anquilosado. Pero, aunque manejo siempre la forma fragmentaria, trato de usarla de manera muy diferente en todos mis libros. Aparece muy diferente ésta en Las genealogías, por ejemplo, que en El rastro.

    Las genealogías será publicado en noviembre por la Asociación Nacional del Libro en una edición masiva de 20 mil ejemplares, con motivo del Día Nacional del Libro, mientras que la editorial Sexto Piso, en el mismo mes, publicará una compilación de sus ensayos, además de que se prevén otras ediciones más en el País que recuperarán sus ensayos dedicados lo mismo a La Malinche que a Sor Juana Inés, Nellie Campobello o Elena Garro.

    Prolífica, lúcida, audaz, dispuesta lo mismo a tuitear que a relacionarse en la plataforma Zoom -ayer incluso en Twitter hablaba de la "zoomificacion"-, Glantz apela a la paciencia en estos tiempos de pandemia, a la vez que establece una rutina en la que caben los libros, la escritura, las actividades académica, las conferencias y los congresos.

    "Se siente que la espera, la soledad y el confinamiento se vuelven muy largos y muy complicados. Hay que tener mucha paciencia y mucha organización mental para que las cosas funcionen. Lo que he hecho es fijarme una rutina bastante definida, que trato de mantener con cierta disciplina, porque si no esta situación se vuelve insoportable", pondera la escritora, nacida en el barrio de La Merced el 28 de enero de 1930, tres años después de la llegada de sus padres a México, procedentes de Ucrania.

    Ha referido lo hecho. Pero ¿qué le falta?
    Mientras tenga vida, me quedan pendientes muchas cosas. Se están muriendo todos mis amigos; se acaba de morir Paul Leduc. Voy quedando muy solitaria en mi generación; hay muy pocas personas de mi edad. Murió ya Amparo Dávila, Manuel Felguérez, Fernando del Paso, Hugo Gutiérrez Vega, Sergio Pitol, etcétera. Voy quedando como una especie de reliquia antropológica y literaria en este panorama de la literatura actual.

    Pero su voz es vigente...
    Una reliquia vigente. Estoy muy lúcida, muy trabajadora. Espero poder hacer todavía varias cosas, pero la muerte sobreviene sin que uno se dé cuenta.

    ¿Tiene ventajas la vejez?
    Mire, en mi caso creo que la vejez es triste, la cercanía de la muerte es muy apabullante, la falta de futuro es tremenda, pero al mismo tiempo agradezco mucho que sigo muy, muy vigente conmigo misma: trabajando mucho, activa.

    Tan activa como los aires que corren para ella con tantos proyectos editoriales en puerta, a pesar del confinamiento de estos días. Y tan activa como en Twitter, donde se ha sabido posicionar como una influencer dentro de la red social a nivel Latinoamérica, con 52 mil 700 seguidores.

    Ayer cosechaba, por ejemplo, 145 retuits y 727 me gusta con una reflexión: "Pasamos los días tratando de pasar los días".

    Nora original en: https://www.reforma.com/soy-una-reliquia-vigente-glantz/gr/ar2056818?md5=1a60d3d6d7f9d53746996b768c9db09d&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&lcmd5=a6a79a7c666a9df6e8d28078bf176679

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, alcaldía Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

     logo sep chlogo fproacademia