Minucias del lenguaje - José G. Moreno de Alba, publicadas por el FCE.
Minucias del lenguaje - José G. Moreno de Alba, publicadas por el FCE.
EN EL ESPAÑOL MEXICANO, como en todo el que se habla en América y en buena parte del sur de España, el fonema interdental de Castilla, escrito z o c (+e o +i), se pronuncia como s. Ello hace que parejas de voces como acechar/asechar, que en el español del centro y norte de España son sólo parónimas, es decir semejantes en su forma, sin llegar a ser idénticas, se vuelvan, en México, homónimas, esto es vocablos de idéntica pronunciación (aun cuando no se refleja esto en la escritura) y de diverso significado. En casos como éste, es fácil no sólo equivocar la ortografía (escribir c por s o viceversa) sino también emplear impropiamente los vocablos, creyendo o bien que ambos significan lo mismo, o bien que sólo existe uno de los dos (acechar o asechar), o bien confundiendo el significado de uno con el del otro. Esto último es particularmente frecuente debido a que las diferencias de significado entre acechar y asechar no son muy evidentes, como se verá en seguida.
        Ambos verbos (acechar y asechar) proceden del mismo vocablo latino assectari ('seguir, perseguir') que, a su vez, está formado por la preposición ad ('hacia'), asimilada al verbo sectari (assectari). Es probable que asechar sea más antiguo que acechar y que este último tenga su explicación en una modificación andaluza de s por c. Menéndez Pidal hace ver que en la edición de La Celestina de Burgos de 1499 aparece la voz assechanza y que en la de Sevilla de 1501 se escribe acechanza. De cualquier forma, al paso del tiempo la significación de cada uno de los dos verbos se fue especializando. En el español actual, acechar significa 'observar, aguardar cautelosamente con algún propósito'. El cazador acecha a su víctima. Por su parte, asechar, en el DRAE, es definido con las siguientes palabras: "poner o armar asechanzas". Nótese que en la definición de acechar no interviene el vocablo acechanza (o asechanza), que resulta indispensable para entender lo que significa asechar. Asechanza debe entenderse como 'engaño o artificio para hacer daño a otro'. Así, es difícil que un cazador aseche a su víctima (aunque puede hacerlo). Es por lo contrario muy común oír que el diablo asecha a los hombres. Un asaltante acecha, un timador asecha. También existe, en el español moderno, acechanza (con c), pero el DRAE le asigna otro sentido: 'acecho, espionaje, persecución cautelosa'. En definitiva, parece ser que asechar se formó sobre la base de asechanza y que acechanza tuvo su origen en acechar. A ello puede deberse que Moliner, en su Diccionario de uso del español, considera usuales las voces acechar y asechanza, poco usual el verbo asechar y ni siquiera incluye el vocablo acechanza.

Comparte este artículo

Donceles #66,
Centro Histórico,
alcaldía Cuauhtémoc,
Ciudad de México,
06010.

(+52)55 5208 2526
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

® 2024 Academia Mexicana de la Lengua