Minucias del lenguaje - José G. Moreno de Alba, publicadas por el FCE.
IGNORO CUÁL ES EL ORIGEN, en el español mexicano, y en particular en el que se escribe en la prensa y se oye en el radio y la televisión, del empleo de la voz cártel, de acentuación grave o llana y con plural esdrújulo (cárteles), con la que se alude de manera casi exclusiva a organizaciones de traficantes de drogas. Probablemente nos llegó el vocablo a través de las agencias de noticias de otros países, de América del Sur quizá, donde comenzó tal vez a designarse con tal nombre a esas agrupaciones delictivas.
        Comenzaré señalando que la palabra cártel, grave terminada en ele y por tanto acentuada ortográficamente, no aparece consignada en el DRAE. Ahí aparece ciertamente la voz cartel, aguda y por ende sin tilde, que procede, según ese lexicón, del francés cartel y éste del italiano cartello, diminutivo de carta. Se consignan siete acepciones ('papel en que hay inscripciones', 'papel encartonado que sirve para enseñar a leer', etc.), la última de las cuales explica un significado que tiene que ver con las disciplinas económicas: 'Convenio entre varias empresas similares para evitar la mutua competencia y regular la producción, venta y precios en determinado campo industrial'.
        Con algunas obvias adaptaciones, esta definición puede valer para las organizaciones que en los diarios son llamadas cárteles. Sin embargo, al menos en este país (y supongo que también en los sudamericanos) la palabra en singular es grave (cártel) y no aguda (cartel), como aparece en el DRAE.
        Dado que en el vocabulario académico no se asigna origen diferente a la voz cartel en su séptima acepción (sentido técnico de carácter económico), que aquí vengo comentando, debe deducirse que para la Academia la etimología sigue siendo la misma, es decir francesa e italiana, cuando cartel significa 'convenio entre varias empresas'.
        Conviene, empero, tener en cuenta que existe en alemán la voz Kartell, de acentuación prosódica grave o llana, que significa precisamente lo que el DRAE anota como séptima acepción de cartel. Debe recordarse que el Kartell fue precisamente esa forma monopolista de actividad económica que tuvo sus orígenes en Alemania hacia 1880. Todo ello me permite pensar, por una parte, que la palabra llana cártel empleada en la prensa mexicana (y latinoamericana) tiene origen alemán y, por otra, que la voz cartel (aguda), en la séptima acepción que aparece en el DRAE, no procede del francés, como señala la Academia, sino del alemán, aunque en este caso se haya cambiado la acentuación prosódica del vocablo (de grave a aguda).
        P. D. Lo anotado aquí fue corregido en parte en la vigésima segunda edición del Diccionario de la Real Academia Española (2001).

Comparte este artículo

La publicación de este sitio electrónico es posible gracias al apoyo de:

Donceles #66,
Centro Histórico,
alcaldía Cuauhtémoc,
Ciudad de México,
06010.

(+52)55 5208 2526
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

® 2022 Academia Mexicana de la Lengua