Refranero mexicano - Herón Pérez Martínez
Dicho popular que funciona como lamentación resignada o grito de conformidad de enamorado celoso con respecto a las mujeres. En sentido paremiológico, se utiliza para resignarse a una situación en que son tantas las dificultades que se presentan para obtener algo que es mejor, aconseja implícitamente el dicho, dejar el asunto en paz. Tiene la forma de una exclamación y la función de un consejo.

Bibliografía

  • PALOMAR DE MIGUEL, Juan: Diccionario de México. México, Panorama Editorial, 1991. 4 v. XII + 1,852 pp.
  • Estudios paremiológicos. Refranes, proverbios y dichos y dicharachos mexicanos. 2ª ed. 2 v. México, A. P. Márquez, 1940. XXXII + 338 + VIII + 283 pp.

Comparte este artículo

La publicación de este sitio electrónico es posible gracias al apoyo de:

Donceles #66,
Centro Histórico,
alcaldía Cuauhtémoc,
Ciudad de México,
06010.

(+52)55 5208 2526
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

® 2022 Academia Mexicana de la Lengua