Siete poemas para esta semana. Selección de Felipe Garrido

    Lunes, 22 de abril de 2019. - Noticias sobre: Felipe Garrido

    Un poema al día, para que quienes puedan se lo pongan encima y lo atesoren en la memoria

    Lunes

    [Tres momentos de Frida]

    1. El camión

    Escucho huesos, vértebras que se quiebran
    Una tiniebla roja me cubre como luna eclipsada
    mejor sería morir
    ¿Para qué sobrevivir a este acero
    que se hunde en mis tejidos?
    No oigo mi voz, Diego,
    sólo la furia de mis lágrimas
    la fiebre que escurre
    su polvo de oro
    por mi columna rota.


    2. Pensando en la muerte

    A tientas,
    vuelta contra la mueca de mi rostro
    en la orfandad de mi vacío
    las horas deshacen su telón de historias
    En el jardín de mis pinturas
    ningún aroma se prolonga
    todo me habita menos yo
    Con collar de espinas
    me encuentro suspendida
    de los hilos de la muerte
    El azar en su empeño de matarme
    apuesta una vez más por mí.


    3. Unos cuantos piquetitos

    Unos cuantos piquetitos
    en la desgarradura de la noche
    para este dolor que no se alivia
    Soy un animal en el espejo
    Entre cuatro paredes
    suelto mi canto de pájaro punzante
    Herida de agua soy
    en la niña de mis ojos.

    Zelene Bueno (1961)
    “Herida de agua soy”
    Claro de lunes
    Taller Editorial La Casa del Mago
    Guadalajara, México, 2017

    Martes

    Reencarnación en paramecio

    a Micael Alexi

    Mi hijo ha expresado el íntimo deseo
    de reencarnar en paramecio.
    Uno se pregunta qué oscuro razonar
    puede inclinar a alguien a interesarse
    por esa vida simple.
    Él me expone, sin embargo,
    las numerosas ventajas
    de ser un paramecio.
    Primero, esos seres unicelulares
    gozan de una mente rudimentaria,
    sin complicaciones.
    Segundo, cuando se aburre un paramecio,
    tiene la facultad de dividirse en dos
    para conversar con su doble recién creado;
    si tiene ganas de ir a una fiesta,
    le basta partirse en otros cincuenta congéneres
    para armar así
    un buen jolgorio submarino.
    ¿Qué más puede querer uno en la vida,
    que ser un paramecio?

    Françoise Roy
    “De nieve a sol”
    Claro de lunes
    Taller Editorial La Casa del Mago
    Guadalajara, México, 2017

    Miércoles

    [De la escritura y otras cosas]

    Escribir sin esperar nada,
    escribir descubriendo,
    yéndonos al olvido mientras nacemos,
    envejeciendo cada vez más nuevos.
    *
    De los sabores:
    la manzana de larga fama.
    De los sonidos:
    el silencio después del trino.
    De las imágenes:
    el hondo cielo de tus ojos.
    De los aromas:
    el de una flor cortada en un sueño.
    Del tacto:
    el beso callado de la lluvia.
    De los pensamientos:
    el luminoso y fugaz
    como un ángel que no repite su visita.
    *
    Tomo una hoja como tomaría un árbol
    e invito a los pájaros a posarse
    hasta cubrir sus nervaduras.
    Luego quito la hoja
    y me queda un árbol
    de plumas.
    Tomo el árbol como tomaría la hoja
    y lo hago remolinear en mis dedos
    hasta que de aleteos se deshoja.
    Luego quito la mano
    y me quedan estas palabras
    solas.

    Jorge Luján (1943)
    Un ángel todavía
    Tinta Fresca Ediciones,
    Buenos Aires, 2011

    Jueves

    [Un encierro / una apertura]

    […] Pensé que, sin llegar al extremo explícito que me rodeaba en ese instante, todos y cada uno de los libros que he escrito en algún momento han sido todo eso: mis manicomios, mi prisión, mi refugio y también mi valle, mi mar, mi mundo, mi universo. Uno escribe y crea a su alrededor un encierro y a la vez una apertura, un instrumento para ver el mundo más a fondo y simultáneamente más lejos. Uno se encierra en el ámbito de sus palabras. Se esconde para mirar afuera y adentro al mismo tiempo.

    Alberto Ruy Sánchez (1951)
    Los sueños de la serpiente
    Alfaguara, México, 2017

    Viernes

    Infancia

    Esconderse
    en el fondo del sótano.
    (Dejarse ir por el recuerdo
    de un auto que atraviesa
    el corazón hasta chocar contra uno mismo.
    Ese desfiladero donde un padre
    siembra su cansancio
    en el rostro de la madre.
    Esas rodajas de infancia donde
    todo es tan resbaloso igual que la cubierta
    de un crucero barrido por las olas,
    y que con cualquier oscilación
    chocas contra el parabrisas
    porque la sangre es torpe y el corazón
    escurridizo.)

    Armando Salgado (1985)
    Tierras altas de Mato Grosso
    Premio Internacional de Poesía
    Jaime Sabines 2017
    Coneculta Chiapas, Guadalajara, 2018

    Sábado

    Prólogo

    Afuera las ovejas
    se miran entre ellas.
    Dentro de mí hay
    un campo silencioso.
    Los pájaros piensan
    que es el sol
    pero es mi tristeza
    que se oculta.
    Quizás mis pájaros
    se averiaron
    y perdieron su compás.
    Quizás yo estoy rota
    y aún no lo percibo.
    Quizás el viento
    se cuela
    entre mis dedos
    y despeina
    mis lágrimas.
    Quizás el cansancio
    no da cuerda a mis pulmones.
    Y aunque todo pese
    demasiado
    voy a la vida
    como quien respira
    de nuevo.

    Esther Velázquez (1936-1972)
    En La generación de la angustia.
    Poetas nacidos entre 1936 y 1985
    Antología de Armando Salgado
    Premio Internacional de Poesía
    Ramón Iván Suárez Caamal 2017
    Cultura Campeche, Colima, 2018

    Domingo

    [Un idioma privado]

    Entonces supe que la muerte de una relación es en realidad la muerte de un lenguaje secreto. Una relación que muere da origen a una lengua muerta. Lo dijo el escritor Jordi Carrión en un estado de Facebook: “Cada pareja, cuando se enamora y se frecuenta y convive y se ama, crea un idioma que sólo pertenece a ellos dos. Ese idioma privado, lleno de neologismos, inflexiones, campos semánticos y sobrentendidos, tiene solamente dos hablantes. Empieza a morir cuando se separan. Muere del todo cuando los dos encuentran nuevas parejas, inventan nuevos lenguajes, superan el duelo que sobrevive a toda muerte. Son millones las lenguas muertas”.

    Manuel Vilas (1962)
    Ordesa
    Alfaguara, Madrid, 2018

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, Del. Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

    logo sep chlogo fproacademia