Siete poemas para esta semana. Selección de Felipe Garrido

    Lunes, 20 de enero de 2020. - Noticias sobre: Felipe Garrido

    Un poema al día, para que quienes puedan se lo pongan encima y lo atesoren en la memoria

    Lunes

    Cuando me bajaba

    Cuando me bajaba
    papá me llevaba al monte
    Estate aquí
    quieta
    mientras termino de curarte
    deja que te sobe
    Lejos
    hasta que hallábamos un árbol
    Tenía que ser allí
    debajo del castaño
    Ya que atravesábamos la maraña
    los cólicos desaparecían
    Allí debajo del castaño
    resguardándonos del sol
    detrás de ese tronco
    donde nadie nos viera
    Cuando el dolor menguaba
    volvíamos a casa
    a hervir ramas y pequeños trozos de madera del árbol
    Las hojas me miraban
    con sus ojos fijos
    como si fueran niñas
    hasta que los borbotones empezaban
    a hundirlas y las ahogaban

    Minerva Margarita Villarreal (1957-2019)
    Vike. Un animal dentro de mí.
    Editorial Analfabeta, Juárez,
    Nuevo León, 2018.

    Martes

    Me falta la desnudez

    Me falta la desnudez
    para poder respirar
    necesito la sombra
    para que el día no me asfixie
    El sol que llevo dentro
    me quema
    y no hay espacio ni lugar
    para el sosiego
    para el sol ciego
    Para saciar esta sed interminable
    de la luz

    Gloria Posada (1965)
    Bajo el cielo. Antología 
    poética, 2011-1985
    Ficción, Universidad
    Veracruzana, México, 2013.

    Miércoles

    Estratos

    Él quiso escuchar mi corazón
    Me despojé de todas mis corazas
    hasta encontrar mi piel
              Busqué la capa más antigua
    la caperuza roja de la infancia
    que no alcanzó a devorar el lobo
              A través de esa membrana
    sintió mi latido
    El sonido de una herida
    que con hilo y aguja quiso coser
              Mi corazón fue su labor
    un tejido interminable
    donde cerraba y abría
    nuevos puntos
              Recuperé mis vestiduras
    Cada coraza
    disminuyó el eco del lamento
              Al final de mí
    Sólo podría salir silencio

    Gloria Posada (1965)
    Bajo el cielo. Antología 
    poética, 2011-1985
    Prólogo, selección y notas
    de Adolfo Castañón.
    Ficción, Universidad
    Veracruzana, México, 2013.

    Jueves

    Memoria del silencio

    Ahora nadie hay en la casa.
    Es noche. Es tan solitariamente noche.
    Me demoro escribiendo estas palabras
    como si así permaneciera un momento más en el mundo.
    La casa parece escuchar el paso de los recuerdos,
    el roce de la ropa sobre los muebles.
    Me levanto y miro tras la ventana mucho tiempo.
    Todo está quieto, silencioso, 
    como si la calle solitaria fuese un secreto,
    como si en medio de la calle
    mi vida estuviera esperando.

    Carlos Montemayor (1947-2010)
    Abril y otras estaciones (1977-1989)
    Fondo de Cultura Económica, México, 1989

    Viernes

    El intruso

    Amor, la noche estaba trágica y sollozante
    Cuando tu llave de oro cantó en mi cerradura;
    Luego, la puerta abierta sobre la sombra helante,
    Tu forma fue una mancha de luz y de blancura.
                   Todo aquí lo alumbraron tus ojos de diamante;
    Bebieron en mi copa tus labios de frescura,
    Y descansó en mi almohada tu cabeza fragante;
    Me encantó tu descaro y adoré tu locura.
                  ¡Y hoy río si tú ríes, y canto si tú cantas;
    Y si tú duermes, duermo como un perro a tus plantas!
    ¡Hoy llevo hasta en mi sombra tu olor de primavera;
                   Y tiemblo si tu mano toca la cerradura
    Y bendigo la noche sollozante y oscura
    Que floreció en mi vida tu boca tempranera!

    Delmira Agustini (1886-1914)
    Poesías completas
    Edición de Alejandro Cáceres;
    Ediciones de la Plaza, Montevideo, 1999.

    Sábado

    Como un pequeño ojo que mira hacia la muerte

    te vi desnuda y sola,
    justo donde te puse
    (quizás al referirme a ti
    y por elegancia deba
    decir te recosté)
    eras distinta a todos
    los demás. te advierto
    que por lo regular no presto
    demasiada atención. llevo aquí
    muchos años, pero el cabello
    suelto, tu sonrisa,
    las ganas de vivir que desprendían
    tus ojos.
    el cuerpo joven, casi perfecto,
    de no ser por ese pequeño golpe
    de picahielo abajo
    del finísimo pezón.
    seguro que comprendes:
    es difícil que alguien
    como tú se asome por aquí
    tienes un defecto que incluso luce bien,
    como un pequeño ojo que mira hacia la muerte.
    es mejor que no escuches (me estoy poniendo cursi)
    de un momento a otro
    podría confesar que empiezo a amarte,
    que quisiera que ese redondo ojal
    no hubiera sucedido;
    pero entonces (lo he pensado dos veces)
    jamás habría llegado a tanto gozo.

    Alain Derbez (1956)
    Poetas de una generación. 1950-1959
    Selección y prólogo de Evodio Escalante.
    UNAM / Premiá, Tlahuapan, 1988

    Domingo

    A Sylvia Plath

    Arrancaste un pelo a la vida
    y lo muestras sin parpadear siquiera.
    Frágil y ancha denuncia
    tu locura
    me hace tomar tu nuca entre mis manos.
    Suavizar tu llanto endurecido,
    hablarte desde el fondo de los shocks,
    romperte la soledad
    celda por celda.
              Golpeada la frente
    miras a través de un cristal roto.
    Gritando aquí está la loca
    la incansable la madre partida
    la suicida.
    Espiándome en la azotea.
              La gruta herida,
    la más mortal de las caricias, 
    la más feroz de las bellezas.
              Revolotean prehistóricas golondrinas
    que entierras en mi almohada para siempre.

    Beatriz Novaro (1953)

    Poetas de una generación. 1950-1959

    Selección y prólogo de Evodio Escalante.

    UNAM / Premiá, Tlahuapan, 1988

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, alcaldía Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

     logo sep chlogo fproacademia