Minucias del lenguaje - José G. Moreno de Alba, publicadas por el FCE.
EL DRAE asigna al vocablo chiste una etimología bastante dudosa: de chistar ('prorrumpir en alguna voz o hacer ademán de hablar'), que procede a su vez de la onomatopeya chis ('chitón'). Documenta cinco acepciones: 'dicho gracioso', 'juego verbal que mueve a risa', 'suceso gracioso', 'burla', 'dificultad'. Como se ve, las cuatro primeras son muy semejantes; la última ('dificultad') puede verse ejemplificada en expresiones como "esta tarea no tiene chiste", "el chiste no es comer mucho, sino hacer la digestión". Por su parte, el adjetivo chistoso, derivado en el que interviene el sufijo abundancial -oso, queda ahí definido en los siguientes términos: 'que acostumbra hacer chistes' y 'lance o suceso que tiene chiste'. Véase que la quinta acepción de chiste ('dificultad') no parece intervenir en el derivado chistoso: *tarea chistosa ('difícil'). Ahora bien, casi ningún diccionario consigna un significado de chistoso, bastante frecuente en el español mexicano actual. Ninguna de las cinco acepciones señaladas conviene al vocablo chiste en enunciados como los siguientes: camisa chistosa, casa chistosa, cuadro chistoso... En esas frases no hay quien "acostumbre hacer chistes" (primera acepción de chistoso) ni se describen 'sucesos que tengan chiste' (segunda). Los sinónimos para el adjetivo chistoso en esos casos podrían ser 'raro, curioso, extraño'. Nótese que los referentes de los tres sustantivos de los ejemplos (camisa, casa, cuadro) no son ni personas ni situaciones, sino que son cosas, son objetos. Según las acepciones de chistoso que trae el DRAE, este adjetivo sólo puede calificar a una persona ('que acostumbra hacer chistes') o determinada situación ('lance o suceso que tiene chiste'). Por lo menos en el español mexicano se emplea chistoso para calificar objetos. A veces equivale a 'ridículo, extravagante, que provoca risa', y entonces estamos más cerca del segundo de los significados que registra el DRAE: una persona vestida estrafalariamente se ve chistosa y, por ello, hace reír. En otras ocasiones, el adjetivo chistoso no equivale precisamente a 'ridículo' sino a 'raro' y, en ese caso, no es algo que por necesidad produzca risa. La fachada de una casa, si está pintada con cinco colores diferentes y contrastantes, no es algo que mueva a risa, pero un mexicano puede calificarla con facilidad como una casa chistosa. Convendría averiguar si este empleo de chistoso con valor de 'raro, curioso, extraño' se da en otros ámbitos de la lengua española y determinar si vale la pena incluir la acepción (sería la sexta) en el DRAE.

Comparte este artículo

La publicación de este sitio electrónico es posible gracias al apoyo de:

Donceles #66,
Centro Histórico,
alcaldía Cuauhtémoc,
Ciudad de México,
06010.

(+52)55 5208 2526
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

® 2022 Academia Mexicana de la Lengua